Alegación - Por Don Bernardino de Cisneros, Regidor perpetuo de la Ciudad de Santiago.