Lo peor no son los autores. A los que vivimos después de Auschwitz. Redescubriendo el totalitarismo