HERNANDO DE TALAVERA|Católica impugnación