Discurso de su excelencia el Presidente del Estado de Israel en el almuerzo ofrecido en su honor por su majestad el rey de España