Granada, la Jerusalén que pudo ser